Educar perros: Hoy, no subirse al sofá

Educar perros: Hoy, no subirse al sofá

Una de las cuestiones a tener en cuenta cuando empezamos a convivir con nuestro perro es si vamos a dejar o no subirle al sofá o al cama. A muchas personas esto no les gusta ya que el sofá se llena de pelos, el perro no deja espacio suficiente (especialmente si su tamaño adulto es grande) o porque tienen miedo de no poder bajarlo cuando quieran. Es muy importante saber educar perros y hacerlo desde el principio y que le indiques aquello que le estará permitido y lo que no.

En este artículo te damos unos consejos sobre cómo educar perros y evitar que suba al sofá o a la cama sin que esto sea motivo de conflicto con tu fiel amigo.

 

1.- Proporciónale un lugar alternativo que sea confortable. A muchos perros les encantan los lugares blanditos y mullidos. Si no va a poder subir al sofá de casa, cómprale una camita o una manta que sea muy cómoda: que tenga suficiente grosor para que no esté en contacto con el suelo, el tamaño debe ser adecuado permitiendo al perro estar sobre la cama en su totalidad cuando esté estirado, el material debe ser blando y acolchado en vez de duro y rígido.

 

2.- Positiviza su camita. No solo basta con comprarle una cama muy confortable. Tu can debe asociar ese lugar como el sitio más cómodo en el que puede estar. Para ello, es bueno dejarle premios en la camita para favorecer que se acerque y se suba allí. También puedes acariciarle y darle cariño cuando esté allí tumbado, de forma que asocie la camita con algo bueno y relajante. Evita cualquier experiencia negativa cuando se encuentre tumbado en la cama y refuérzale cada vez que se encuentre allí. La educación en positivo siempre será más favorable para tu mascota y reforzará vuestro vínculo.


educar perros

3.- Si se sube al sofá, indícale que no debe hacerlo. Especialmente al principio de llegar a casa, es probable que tu perro quiera subirse al sofá contigo. SI lo hace, puedes indicarle que no es correcto mediante un “¡No!” con voz seca y firme (no hace falta gritarle). Al mismo tiempo, invítale a bajar ofreciéndole un premio o un juguete, que le debes dar en el momento en que se haya bajado del sofá. Es importante no tratar de bajarlo mediante la fuerza o manipulándolo, ya que podría desencadenar una reacción agresiva por miedo o protección de recursos (el sofá, la cama,…).

Cuando se haya bajado, antes de darle el premio puedes guiarle hacia su camita y premiarlo cuando esté en ella. Con esto consigues no solo que baje del sofá, sino que también aprenda a que debe tumbarse en su cama.

 

4.- Educación en obediencia. Enseña a tu perro el comando “abajo”. Cada vez que suba al sofá, invítalo a bajar como hemos comentado en el punto anterior y dile “abajo”. Tras varias repeticiones, el perro aprenderá que “abajo” significa que debe bajar del sofá. También puedes educar perros para la palabra “a tu sitio”, de forma que al decírselo aprenda a ir hasta su camita y tumbarse allí. Recuerda que cada vez que tu amigo realice lo que le estás diciendo debes reforzarle, especialmente al principio de su aprendizaje. Esta es la base de cómo educar a un perro.

Educar perros requiere tiempo y paciencia. Es mejor usar refuerzos principalmente, de forma que tu perro se encuentre en un estado emocional favorable y evite reacciones de miedo o agresividad.

 

Borja Ros, veterinario y teólogo

Fresh Nutrition » Educar perros: Hoy, no subirse al sofá
Los mejores amos

...son aquellos que se suscriben.

Suscríbete ahora y recibirás nuevos consejos para ser todo un experto.

0 comentarios

Deja un comentario